¡Cuidado! estaremos ante una reseña REPLETA DE SPOILERS. Así que bajo advertencia no hay engaño.


Ahora sí: Spider-Man: No Way Home. La reseña espoilerosa, placosa, alaberga.

En un mundo donde el último de los Spider-Man resultó ser un producto muy atractivo sólo para su generación, -Porque toda la momiza le tiraba caca al pobre Tom- la idea de llevar a la pantalla grande un crossover gigante parecía lejana, sobre todo porque Sony Pictures y Marvel Studios de repente tienen sus diferencias pendejas, pero lograron un consenso chingón. Aquí cabe aclarar que ser abogado de esos cabrones estudios debe de ser un grano en la cola, pero también ellos son de los que ganan más dinero en la industria. Unas por otras.

Luego entonces: esta es una película para fanáticos y para que boomers, genx, millennials y centennials disfruten por igual. Fan Service, se le llama.


Inmediatamente después de los sucesos del semi-bodrio de Mysterio, ahora al pobre Peter Parker le dio por ser víctima de la cultura de la cancelación. J. Jonah Jameson evoluciona de editor castroso a influencer amarillista, y le queda re-bien. Ahora todo mundo sabe que Parker es Spider-Man y no está ante el ojo público todo el tiempo. Ni chance de echar un palito con Michele Jones porque los helicópteros lo rodean.

Entonces, se le hace fácil y va a ver al Dr. Strange para que lance un ‘hechizo del olvido’ al mundo; pero como buen chamaco pendejo se la pasa interrumpiendo y… sale mal. Gracias a esa madre, se abren multiversos y se invocan a los que conocen la identidad de Peter Parker, trayéndonos a algunos viejos enemigos: Green Goblin (actuación ultra cabrona de Willem Dafoe), Sandman y el Doctor Octopus de de la primera saga, además de Electro y Lizard de la segunda. Para que no empiecen los analfabetas con “mucho texto”, sucede que los culeros se escapan de una improvisada rehabilitación y hacen un cagadero neoyorkino, y logran Peter-Holland sufra como nunca. Dicho sea de paso, la mejor actuación de Tom en su saga.

Obviamente los villanos no regresaron solos: arrastraron a los Peter Parker de sus universos. Y aquí es donde explota todo.

Tener juntos a Holland, Garfield y Maguire cada uno con su traje, platicando de cosas geeks, burlándose de sus diferencias y pelear al unísono contra los “Sinister 5” (o algo así), es quizás el momento más cabrón de la historia del cine de superhéroes: más arriba del “Avengers Assemble” de Endgame. Cumplieron la fantasía de los nerds de todas las edades y eso, es casi irrepetible. Quizás el problema radique en un guion tan básico como si fuera un cómic de los 60, pero no había otra forma de juntarlos a los 3. Tenía que ser, sobre todo, realzando la inocencia y la responsabilidad que conlleva un gran poder. Cada uno cargando sus muertes.

CinexcepPuntos a resaltar:

  • Garfield sigue igualito. Ya tiene 38 y parece de 20. Tobey sí ya está medio cricoso, pero pasa.
  • Zendaya está adorable. Un par de haters que conozco (que son muchos) la terminaron amando en esta cinta.
  • El rescate de MJ por parte de Garfield, también es una de las escenas más desgarradoras que ha tenido el cine geek. Ojalá Andrew gane muchos premios durante toda su vida.
  • El rayo desviejificador funciona cada vez mejor. Molina y Dafoe se ven muy bien, además que los dos son un dulce a los ojos ñoños.
  • Seamos sinceros. La película está pendejona. No es una gran cinta, pero eso sí: Tiene la ventaja de llevar quizás un par de tomas que serán recordadas como parte de lo mejor de la historia del cine. Y eso la convierte en consagrada y también en un punto de referencia ineludible para cualquier amante de la cultura geek.
    -Tampoco los efectos especiales han sido los mejores, se ven raros a veces. Pero esa es opinión más personal y lo pongo nomás por mamón y porque puedo.
  • Tom Holland y Jon Watts se ganaron a pulso su reconocimiento. Esperemos que el director haga una buena labor en su siguiente proyecto: Los 4 Fantásticos – Película
  • Inevitablemente Ned (Jacob Batalon) se convertirá en Hobgoblin.
  • El final es poético: Back to Basics.
    Las escenas post créditos: La del final básicamente es un teaser de Doctor Strange, pero la escena de la mitad de los créditos sí vale la pena ser explicada.
    Eddie Brock se encuentra en un bar de México, mientras es atendido por su barman, nuestro queridísimo Cristo Fernández. Comienza a hablar acerca de lo que pasa en el universo al cuál llegó, y que si hechiceros o gigantes verdes, pero Venom no parece tan sorprendido y sólo quiere seguir chupando. Entonces, son nuevamente regresados a su lugar de origen, no sin antes dejar un pedazo de simbionte en el suelo todo meado del bar. Eso significa Venom en el MCU, sin perder la continuidad de Tom Hardy.

La pregunta que todos se hacen: ¿Cómo es posible que #Venom llegó al MCU sin saber quién era Peter Parker? Ok, aquí van unas teorías que podrían ser.

  • Cambió antes a otro universo que no es el MCU y allí volvió a saltar. Está muy rebuscado, pero ya ven cómo se las gastan.
  • Venom SÍ sabía quién era Peter por su conocimiento universal simbionte, no así Eddie que es un humano ordinario (esta es la explicación más lógica y menos mariguana). Aguas: Esto también puede desencadenar desmadres en el MCU porque Gorr, el enemigo de Thor en “Love & Thunder” interpretado por Christian Bale, adquiere sus poderes gracias Knull, quien prácticamente creó a los simbiontes.

A final todo sigue siendo un problema de licencias. Pero mientras esto pase, démosle un gran recibimiento a “No Way Home” y al canon que llevará por años. Y créanlo o no, esperemos un Spider-Man 4 con Maguire y un Amazing Spider-Man 3 con Garfield. Ya todo puede pasar. Y aquí sí: Un hechicero lo hizo. Y como nadie le pudo tronar la espalda, Tom se buscó a su quiropráctico personal 😏

¡Comparte !


One Comment

Deja un comentario

Cinexcepción
A %d blogueros les gusta esto: